Logo de mi tienda

Rivers Lakes & Oceans

Jackson Nirvana: Un bote para carreras o clase V?

Jackson Nirvana: Un bote para carreras o clase V?

Por: Santiago Sandoval

Dada la manera en la que ha ido evolucionando el progreso del kayak en el último tiempo, junto con la popularidad que han ganado las carreras dentro de la comunidad kayakistica alrededor del mundo, la industria se ha visto obligada a diseñar botes más rápidos, más livianos, que al mismo tiempo no pierdan su facilidad para correr ríos clase V.

A medida que más compañías quieren entrar al mercado con sus diseños y estar a la altura de los kayaks más populares tales como Wakas, Zets y Pyranha, se ha llegado a un punto en donde casi ya no existen botes “malos” y las diferencias en los estilos de remado y manera en que se mueve el kayak residen prácticamente en la persona quien lo rema.

Esta semana es el turno del Nirvana, el último diseño de creek lanzado por la compañía estadounidense Jackson Kayak, que con más de 10 diseños en producción, se ha posicionado como una de las marcas más innovadoras y constantes en el mercado.

Tuve la oportunidad de remar este bote en diferentes ríos (la mayoría fueron creeks de no mucho volumen y harta pendiente.

Este bote está disponible en dos tallas pero en esta edición nos centraremos en el M

 

Detalles

Talla: Disponible en M y L

Largo: 274 cm

Ancho: 66cm

Peso: 20.2 kg

Peso recomendado para kayakista: 64-109 kg

Volumen: 327 L

Cockpit: L

 

 

Nirwana.jpg 

 Disponible en 4 colores

 

Outfiting: Alabado por algunos y odiado por otros, el outfiting de Jackson propone un asiento e interiores sin ningún tornillo que quede expuesto hacia afuera. Con una combinación de cuerdas y espuma, no es necesario estar moviendo pedaleras ni preocuparse porque las partes de plástico que te mantienen apretado se vayan a cortar o salir. Jackson simplificó de una manera bastante inteligente varios de los problemas que el resto de las marcas enfrentan al momento de diseñar sus interiores.

A mi parecer, mantener el outfiting simple pero efectivo es la manera en que las marcas deberían hacer sus kayaks

 


outfit.jpg

 

 

Diseño: El primer prototipo que Jackson sacó a la luz era, y sin intención de ofender a nadie, un pedazo de plástico sin nada nuevo que aportar. Pero como dice el dicho –lo bueno tarda en llegar- y así fue como después de varios intentos, los diseñadores llegaron al bote como lo conocemos hoy en día.

Es un bote largo de cantos pronunciados que van casi a de extremo a extremo, con no demasiado volumen, pero el suficiente para que pueda remarlo desde una persona mediana (con el outifitng necesario) hasta un remador más grande.

Se mueve rápido a través del río; cabe recordar que el Nirvana fue diseñado como un bote de carreras, y al fin y al cabo ir rápido es su principal objetivo. Es por eso que antes de comprar un kayak como este hay que tener en cuenta que para remarlo fluido y con estilo y hay que estar anticipando bastante, sin dejar de ser un bote predecible y confiable.

El rocker es extenso, parte casi en la mitad del casco y te ayuda a mantener el bote encima de casi cualquier cosa; olas, hoyos, boofs, y rocas asesinas no deberían ser problema para el Nirvana.

Un aspecto no tan positivo de Jackson es que al querer hacer sus botes más livianos, tienden a ocupar un plástico más delgado en sus diseños, lo que incrementa la posibilidad de un crack en ríos de creek de mucha piedra.



Ian.png

 Ian Garcia | Río Maichin


Estabilidad: Me impresionó la solidez con la que el Nirvana se mantenía en los rápidos, me parece que la clave para llevar un bote así, directo a donde te lo propongas, es siempre mantener al menos una pala en el agua y estar mirando donde quieres ir. A diferencia del Phantom, el Nirvana no necesita 10 remadas antes de un hoyo o boof grande; gracias a su diseño, la aceleración se da con no más de 2 o 3 remadas para pasar a través de los desafíos que el río presenta.

Otro factor que influye bastante en la estabilidad, es que tan abajo (o arriba) uno va sentado en el kayak. Mientras más abajo te sientes, tu centro de gravedad estará más abajo lo que te da más estabilidad pero menos potencia en tu remada (dado que no puedes llegar tan adelante como si estuvieras sentado más arriba). Y así vise versa.

 

nirwana_2.jpg

 Dane Jackson | Spirit Falls, Little White Salmon River | Foto: Will Pruett

 

En conclusión, el Nirvana es, sin ninguna duda, uno de los botes más rápidos que hay en el mercado. Lo que no quita por ningún motivo que no pueda ser también un kayak para la persona que quiere remar un clase III el fin de semana o para el kayakista que quiere viajar por el mundo corriendo los ríos de mayor dificultad. La clave está en el gusto, si disfrutas ir un poco más rápido y encima de todo río abajo, el Nirvana es probablemente el bote para ti.

 

Publicado el 09/05/2018 por Ian Garcia