Logo de mi tienda

Rivers Lakes & Oceans

Joven kayakista internado despues de correr Mariman y que su Gopro no grabara

Joven kayakista sufre cuadro depresivo luego de correr Mariman en la verde y darse cuenta de que su Gopro estaba apagada

Por Santiago Sandoval

En una entrevista exclusiva con Notorious Media, el (ya no tan) joven kayakista Alan Tigua, rompe el silencio de cómo fue ese trágico día Miércoles en el Río Trancura.


Foto de Alan en el Salto Mariman el año pasado

Después de intensas lluvias en la región de la Araucania, los ríos de la zona por fin dispusieron de altos niveles de agua para que kayakistas y gente de río pudiera disfrutar de los rápidos y cascadas que Pucon tiene para ofrecer.

El día Miércoles de la semana pasada, Alan y sus amigos se pusieron de acuerdo para ir a remar en la tarde al Trancura Alto en niveles conocidos como “la verde”, refiriéndose a una piedra en el puente Metreñehue, que tiene tres marcas de diferentes colores (verde, blanco y rojo respectivamente), que sirven como indicador del nivel del río . -Ya lo tengo papiado, y si no está arriba de la blanca no me gusta ir al bajo porque es muy fome y los kickflips no salen tan finos- nos cuenta Tigua.

Por lo general, los kayakistas llevan sus llamadas GoPros al río para filmar sus hazañas y luego recordarlas en casa y compartirlas en las redes sociales como facebook e instagram, y ese Miércoles Alan se disponía a hacer lo mismo. -Ese día no me quedaba mucha batería así que no grabe todos los rápidos, de hecho, arriba solo grabé Las Puertas (rápido de la sección alta) porque estaba corriendo el drop-. Luego agregó -cuando llegamos al man (mariman), los cabros dijeron que estaba muy alto y que iban a caminar. Les dije que eran unos pussys y unos beaters, así que tuve que correr solo. Estaba bien motivado así que no esperé para que me hicieran seguridad. Prendí mi Gopro y me mandé para abajo-.

-Tuve la mansa línea y estaba contento-.

Cuando Alan llegó al eddie para reencontrarse con sus amigos, se dio cuenta de la pesadilla en la que estaba viviendo. Al ir a apagar su gopro después de una agitada celebración, se dió cuenta de que esta no hacía los recurrentes sonidos al momento de apretar el botón. Temió lo peor y sus miedos fueron confirmados cuando se quitó el casco y trató de encender la cámara.

Por lo que cuentan testigos, Alan no se tomó la situación con mucha gracia, y luego de casi 20 minutos de insultos a sus amigos, al Río y la Gopro, lograron que se calmara un poco y siguieron con la bajada. Después de casi una semana, Alan rompió el silencio -Me dio mucha paja porque sin video nadie va a saber lo buen kayakista que soy, ni lo grande que me remé el Man (mariman), además ninguno de los cabros me hizo siquiera una historia en instagram… Pero mató-

Foto tomada desde la Gopro de Alan Tigua, Río Puesco

Alan estuvo encerrado sin decir palabra alguna por dos días, hasta que el viernes por la noche canalizó toda su angustia y frustración en el Mamas y Tapas, lo que al parecer lo ayudó a salir un poco del estado de shock. -Di caleta de jugo esa noche, pero me lo merecía- Confesó.

Ojalá que de ahora en adelante todos lleven un cable de Gopro en sus vehículos para que tragedias como esta no vuelvan a ocurrir.

Alan está en buenos pasos hacia su recuperación.


Publicado el 05/06/2019 por Ian Garcia